La emoción coronó el II Encuentro de Música y Danza