El escenario del Paseo Ferroviario se convirtió en pesebre