En un año se separaron y vendieron más de 150 toneladas de basura