El acto es siempre superior a la idea