Aclaración de por qué no fumigamos